Truco o trato

¡Pues ya tenemos aquí Halloween!

En el mismo fin de semana coinciden esta fiesta que se ha hecho tan popular en España en los últimos años y el cambio de hora. Una señal sin equívocos de que ya ha empezado el otoño, aunque con estas temperaturas cualquiera lo diría.

Los orígenes de Halloween se remontan a hace más de 3.000 años, cuando los pueblos celtas de Europa celebraban su año nuevo, llamado Samhain, en el que hoy consideramos el día 1 de noviembre. La víspera de este festival de la cosecha gaélico, Samhain —lo que nosotros conocemos como Halloween— se creía que los espíritus caminaban por la Tierra mientras viajaban al más allá, junto con otras criaturas, como hadas y demonios. Este ritual servía para despedir a Lugh, el dios del Sol, y dar la bienvenida a las noches cortas y frías que traía consigo el otoño.

Pero, ¿por que nos disfrazamos en Halloween? Pues muy sencillo. Los orígenes de estos disfraces son las pieles con las que se disfrazaban los celtas para confundir a los espíritus y evitar que los poseyeran. También pintaban sus caras o llevaban máscaras que personificaban a los muertos, y en algunas culturas se les permitía a los hombres vestirse de mujer y viceversa rompiendo con lo socialmente establecido.

Al pasar de los años todos estos disfraces han creado toda una industria alrededor, formando parte también de la industría de la moda. Disfrazarse se ha convertido en todo un arte.

Por lo general, los disfraces que solemos utilizar el común de los mortales están hechos con fibras sintéticas y plásticas. No están hechos para durar por que, con suerte, sólo los vamos a usar una o dos veces. No nos gusta repetir y seguramente el año que viene queramos un disfraz original. También hay autenticas obras de arte hechas con los mejores tejidos, cristales, organzas de seda… pero no están al alcance de todos los bolsillos y quedan limitados a las fiestas más exclusivas.

Después de esta mágica noche y dejar paso al otoño comienza también nuestro famoso “cambio de armario” que solemos hacer todos (o casi todos) en casa. Sacamos del armario toda la ropa de verano, los bikinis , los colores vibrantes, los tejidos vaporosos, y damos paso a un armario algo más oscuro, con tejidos más tupidos y más opacos que nos resguardarán bien de las temperaturas y la humidad típica de la época del año que se acerca.

En Viss Madrid ya hemos sacado nuestra nueva colección :-), pensada precisamente para todos estos cambios de temperatura, con vestidos super versátiles que puedes ponerte ya sin medias, o en pleno invierno con medias tupidas o leotardos, o !incluso con pantalones!

Cualquiera de nuestros diseños será un fantástico fondo de armario tanto como para llevar un vestido a la oficina, como para un evento más especial.

¿Y tu, ¿ya has hecho tu cambio de armario?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *