Tejidos naturales parte 1

!Ya estamos arrancando el otoño! Y desde Viss vamos a dedicar unas cuantas entradas de nuestro blog a hablar sobre tejidos. Intentaremos acercaros un poco a este sinfín de materiales que utilizamos en la industria de la moda hoy en día. Tejidos naturales y tejidos sintéticos, mezclas y diferentes fibras conforman nuestros armarios. Hoy hablaremos de un tejido NATURAL y muy versátil como es el algodón.

El nombre de algodón viene de la palabra cutun . La planta de algodón crecía en la India y en Méjico hace 7000 años. Los tejidos más antiguos que se han encontrado datan de 5000 años y proceden de la India. Egipcios, griegos y romanos ya utilizaban este tejido. Su uso se perdió en la Edad Media , siendo introducido en España por los árabes a finales del s.X.

El algodón es una planta de la familia de las malváceas, La fibra tiene una ligera torsión natural, su calidad depende de su finura, pureza, brillo, color y longitud de la fibra. EL algodón absorbe la humedad muy fácilmente. Puede hervirse y al hacerlos e convierte en esterilizable, lo que lo hace ideal para tejidos utilizados en hospitales como los vendajes. Tiene tendencia a arrugarse, se puede blanquear y teñir. Es biodegradable.

Todas estas características lo han hecho un tejido super versátil para la fabricación de prendas de ropa.

Se usa en prendas exteriores, interiores, lencería, ropa de hogar, lonas y lonetas, hilos de coser y bordar y un largo etc.

Quizá lo primero que piensas cuando visualizas una prenda de algodón en tu mente sea una camiseta. Esto es por que es probable que sea la prenda más revolucionaria del s.XX y la más universal a día de hoy. Una buena camiseta básica negra o blanca (o ambas 🙂 ) son una prenda imprescindible en un buen fondo de armario. Es una prenda unisex y valida para cualquier ocasión y la mayoría de veces están confeccionadas con algodón 100×100 o con una mezcla de algodón (con lino, elastán…)

El negoció de las camisetas se disparó a principios del s.XX siendo prendas muy habituales entre los deportistas universitarios de la época y a medida que avanzó el siglo se hicieron cada vez más populares por la influencia de los personajes “rebeldes” del cine que las lucían con mucho estilo como en el icónico look de  James Dean con camiseta y cazadora de cuero.

El atractivo sexual innato de la camiseta, siempre tan pegada a la piel y marcando silueta, fue aprovechada por primera vez por el género femenino cuando empezaron a llevarlas las cantantes y actrices de los años 60. En la década de los 70, la camiseta pasó a ser por fin unisex. En 1977, Jacqueline Bisset escandalizó a los espectadores estadounidenses con la transparencia de la camiseta mojada que lució en la película Abismo.

Esta transición la convirtió en todo un lienzo en blanco y con la llegada de la serigrafia a la industria de la moda se pudo plasmar todo tipo de mensajes, publicitarios, políticos…

¿Y tu? ¿Cuántas prendas de algodón encontrarías en tu armario? ¿Y camisetas?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *